Marine Debris

NOAA Marine Debris Program

La “isla de la basura” es un término que define una gran mancha de deshechos acumulados en el océano. Esta definición de forma equivoca, induce a pensar en una zona homogénea de acumulación de deshechos, mayoritariamente de plástico, de una forma más o menos compacta, pero esto no es así lo que dificulta aún más su limpieza. Quizá el término que mejor la defina sea el de “sopa de plástico” y posiblemente las imágenes reales de esta sopa no sean tan espectaculares, como las habitualmente mostradas, pero el problema es igualmente grave y quizá más dañino.

La definición grandilocuente y alarmante de isla de la basura, unida a algunas fotografías sensacionalistas que, ciertamente no pertenecen a esta zona, no oculta la realidad de que nos encontramos ante una grave amenaza para el ecosistema.
Se trata de una zona de convergencia de corrientes, el denominado giro del Pacífico Norte situado entre el ecuador y la latitud 50 ° N , y que comprende 20 millones de kilómetros cuadrados con un alto nivel de concentración de residuos de plástico que amenaza a las especies marinas. Esta gran mancha de residuos plásticos no es la única existiendo otras de menor tamaño en el Atlántico Norte y el Índico.

Este giro subtropical está dominado por un patrón circular en el sentido de las agujas del reloj y, conformado por cuatro corrientes oceánicas predominantes : la corriente del Pacífico Norte hacia el norte, la corriente de California hacia el este, la corriente ecuatorial del norte al sur, y la corriente de Kuroshio al oeste.

Debido a este giro, es en este punto, dónde más se acumulan los deshechos marinos ayudados por las corrientes que empujan a los residuos hacia su centro acumulando diminutos, a menudo microscópicos, restos de plástico que flotan y deambulan en una superficie de entre 700.000 y 2.000.000 de kilómetros cuadrados.

Se han realizado estudios en esta enorme superficie oval que han encontrado unos 750.000 trocitos de plástico por kilómetro cuadrado.
Debido a este giro subtropical cada pedazo de plástico se encuentra atrapado en una especie de órbita marina de 14.000 millas náuticas y tarda unos 6 años y medio, aproximadamente, en completar ese recorrido y que impide que se disperse hacia las costas.
El plástico no es biodegradable sino que se desintegra por un lento proceso de fotodegradación que destruye el plástico hasta niveles moleculares convirtiendo el mar, en una sopa de plástico lo que empeora aún más el problema ya que por su tamaño terminan en el estómago de los peces o de las aves y finalmente en nuestros estómagos y además, favorece la colonización de especies invasivas, que se adhieren a su superficie, viajando con el plástico y desplazando a miembros habituales del ecosistema.

Para leer más Marine Debris Program

Ocean Motion

Equipo Jambo