Cuando imaginamos una isla desierta en mitad del Pacífico soñamos con parajes idílicos a miles de millas de distancia de la civilización, sin embargo, no imaginamos que pudiéramos encontrarnos con el lugar más contaminado del planeta, repleto de toneladas de plástico que arriban diariamente a sus costas.

Hablamos de la Isla Henderson, un pequeño atolón del Pacífico de apenas 37 kilómetros cuadrados y situado a unos 4.800 kilómetros de cualquier núcleo urbano.
Se trata de un santuario para especies en peligro de extinción, como el Henderson Petrel o el Henderson Crake.

En sus playas anida la tortuga verde rodeada de residuos de plástico.mar sin plástico

 

Para leer más Millones de plásticos en los confines de la tierra

 

Equipo Jambo